INICIO 
 
TERCER AVISO DE LOS NARCOTRAFICANTES A LAS AUTORIDADES POLICÍACAS

Parece que soltó los demonios El Chiapaneco

Apareció una camioneta con granadas, cocaína, balas, chalecos antibalas, armas y granadas en Pánuco este 20 de junio. Estaba abandonada y nadie sabe a quiénes pertenece. El 26 de abril en Acayucan se encontró un trailer con una tonelada de cocaína abandonada. Los dos casos los vio la Procuraduría General de la República. En apariencia no pasa nada, pero el 26 de mayo desapareció el ganadero Ponciano Vázquez Lagunes y sus empleados y después aparecieron ejecutados.

Después fueron ejecutados en la región de Poza Rica tres personas, dos con aparente actividad empresarial, y fueron muertos metiéndoles un ancla en el ano, hasta que fallecieron y fueron arrojados al mar. El 15 de junio es detenido en el estacionamiento de Soriana de Poza Rica el sicario Pedro Avendaño Rivera (a) “El Negro” o “El Chiapaneco”, como presunto responsable del homicidio de uno de los ejecutados, de nombre Tomás Hernández (a) “El Fantomas”, de la congregación de “El Chote” en Papantla, quien según se lo llevó la SIEDO para seguirlo investigando; ese mismo día intentaron matar al Policía Ministerial que lo detuvo, Luis Miguel Herrera, pero sólo lograron herirlo en la carretera federal Gutiérrez Zamora-Papantla, en donde participaron cinco vehículos y en dos abandonados cerca de la población de Los Pabilos, encontraron en uno armas, balas, cocaína y una chaqueta de la Policía Federal Preventiva.

El mismo día, en Naranjos, municipio ubicado en el norte de Veracruz, un grupo de Policías Ministeriales fueron copados por una numerosa banda de sicarios, que los hicieron huir y más tarde de ese 16 de junio, el delegado de la Policía Estatal en Pánuco, Gaspar Landa, fue rodeado en la gasolinera de Tampico Alto y lo cachetearon. La detención de Pedro Avendaño, que se supone es el jefe de los Zetas en el Totonacapan, debe traer muy preocupados a los narcotraficantes porque pueden a salir a relucir asesinatos entre ellos el del periodista Raúl Gibb Guerrero. La camioneta encontrada en Pánuco, es el tercer aviso a las autoridades policíacas de lo que puede pasar por detener a los sicarios del Cartel del Golfo.
2006-06-21 22:34:44
 
 
Noticias Anteriores